Lo importante es que tenemos salud

Un pueblo sin bibliotecas es como un cuerpo sin alma.

Estoy sentado en el Centro de Lectura José Rojas Garcidueñas de la ciudad de Salamanca Guanajuato. El lugar esta recién inaugurado y les quedó increíble. Quedé maravillado porque este es uno de los tipos de lugares que a mi me gustaría tener en mi universidad. Ojalá algún día logre llevar a cabo este sueño en la ciudad que me adoptó.

15509015985_7b7a8b7651_oEs el último día del año y no quise terminarlo sin antes agradecerle al mismo por todo lo que me regaló en estos 364 días que han pasado. Éste ha sido uno de los años más bonitos que pueda recordar. No cabe duda que las cosas conspiraron a mi  favor.

Terminé con tres trabajos: uno estable y los otros dos como freelancer. A principio se pudiera decir que no hice gran cosa pero no es así, vayamos por partes.

Mejor Momento:

Este año, las enfermedades volvieron a hacer de las suyas, afortunadamente no en mi, pero si en los seres queridos. Sin duda esto es inherente al ser humano y no existe forma alguna de evitarlo a menos que claro, estemos muertos. En el caso de mi suegro fue un tanto dramático ya que sufrió un ataque al miocardio bastante severo, y alegría fue saber que pudo haber burlado a la muerte, y que ahora la vida le da una segunda oportunidad.

Mejor Adquisición:

Pude hacerme de muchos gadgets este año, tales como iPads, Xbox, y varios otros dispositivos, pero hasta ahora, mi consentida es la Macbook Pro desde la cual estoy escribiendo este post. Según yo, desde que me había quedado sin mi portátil era menos productivo pues estaba atado al escritorio. Ahora que tengo la Macbook me doy cuenta que no escribí tanto en este blog pero espero que poco a poco pueda explotarla al máximo. Me gustaría producir unos cuantos programas de audio dedicados a la enseñanza de idiomas. No prometo nada, sólo que lo intentaré.

Mejor Blog:

Los sitios interesantes han ido desapareciendo ya que mantener este modelo de negocios es complicado debido a que requiere un ritmo de escritura bastante disciplinado y atractivo al público. Esto me recuerda a que este año comencé a ir a practicar meditación budista y al principio todo era serenidad en mi vida pero pronto comencé a faltar y terminé por dejar de ir. De igual forma, ahora en el mundo de los blogs, solo me dedico a leerlos en Feedly, y con pena les digo que el mejor blog se lo doy a sopitas.com ¡Ay!

Mejor Tuitero:

Llámenme superficial o lo que quieran pero encontré en tuiter al Viejo Paulino, y ¡cuántas carcajadas me ha sacado! Este año incluso dejé de escribir en twitter, quizá lo hice pensando que no hay mucho que compartir, o bien, que todo lo que uno escribe es sólo para presumir. ¿O me equivoco? Sólo leo mi cronología para saber qué esta sucediendo en mi entorno.

Mejor Canal de YouTube: 

Dejé de seguir a Chumel Torres porque decidió hacer una colaboración con Televisa para el mundial, y fui de los dudes que decidieron darle unfollow por considerarlo un vendido al sistema. Me dediqué a seguir nuevos canales como el de los comediantes John Oliver, o Conan, pero el canal que más disfruté fue el de Hypebeast. Me gusta su selección no solo de ropa o tenis, sino también de restaurantes, artistas y carros. Quizá viendo las cosas desde éste ángulo debería decir que en este año me volví un superficial. Aunque no lo creo totalmente, lo que sí debo decir es que me gustan mucho las cosas bien diseñadas y por cosas me refiero a casas, carros, muebles, electrodomésticos, ropa, zapatos, y electrónicos.

Mejor Aplicación Para iPad:

Sigo utilizando con mucha frecuencia apps como Feedly, y Wunderlist pero la que destacaría sería Evernote. Me gusta la sencillez con la que puedes tener ordenadas y sincronizadas tus notas sin tener que comprar algún procesador de textos adicional para el iPad.

Mejor Gadget:

Para no parecer que sólo hablo de productos Apple les voy a comentar que uno de los gadgets que más me sigue gustando es mi cafetera Nesspreso U. Tanto me ha gustado que ya me compré una para mi oficina, sólo que es el modelo Inissia. Tomar café es un mero pretexto para socializar. Socializar significa relajarse, desestresarse, hablar del día a día y la cafetera es culpable de que dichos momentos se sucedan.

Mejor Exposición:

Continuando con la tradición de despertar la curiosidad de la apreciación del arte moderno entre mis estudiantes, este año los llevé a la exposición de la colección FEMSA en el cervantino, y así pudimos disfrutar la obra de Gabriel Orozco y posteriormente discutirla en el salón de clases. Me quedé con ganas de ver la obra de la artista Yayoi Kusama en el Rufino Tamayo de la ciudad de México. Si fui, pero ya no alcancé boletos. También acudí a la exposición del ilustrador Dr. Alderete y me quedé con ganas de verlo en persona el día de la inauguración. Espero que el 2015 me sorprenda en la bienal de Venecia.

Mejor Playera:

Me compré una polo negra de los japoneses COMME des GARÇONS y sólo recibí críticas al respecto diciéndome que si trabajaba para algún establecimiento. Me la puse demasiadas veces pero no me importó. En cuanto pueda compraré más, ya que su diseño del corazón con ojitos me parece divertido aunque si es relativamente cara la marca.

Mejor Programa de Radio:

Sería injusto no hacer mención a lo que hacen Erick Elola y Almendra Hernández en su programa #AlyEl nombre bastante malo por cierto, pero es que escuchar noticias del narco estado en el que vivo no me ilusiona. Termino todo estresado y pensando que este país está maldito y que las cosas nunca se van a componer por tanta corrupción. Prefiero empezar con música mi día y dado que ya no tengo tanto tiempo para escuchar música nueva, #AlyEl son una de mis mejores opciones.

Mejor Red Social:

Nunca me he animado a usar Snapchat, no soy su target. Dejé de utilizar Foursquare por la tontería que cometieron al obligarte a usar Swarm. Se creó HeyHey a manera de ser el Twitter con voz. Me sigo quedando con Twitter como lo más divertido que puede existir.

Mejor Canción:

Mi año estuvo marcado por la canción Talking Backwards de Real Estate. Fue la canción que más escuché en mp3 y en vinilo y no fue de a gratis. La canción retrata a una persona que no se siente segura de lo que esta diciendo y más si se trata de hablar con una persona del sexo opuesto. Los seres humanos tenemos el don de la palabra pero en la mayoría de las ocasiones no sabemos cómo utilizarla de forma correcta. Nos ponemos el pie a nosotros mismos y nuestro mensaje no llega a nuestro interlocutor de la forma en que queríamos. Así me siento la mayor parte del tiempo.

Mejor Podcast:

Empecé a borrar podcasts de mi teléfono puesto que consumían preciado espacio. Comencé a utilizar TuneIn para seguir escuchando podcast. Ya no lo hice con la misma frecuencia, y un día descubrí uno nuevo que me pareció magníficamente producido. Se trata de Audio Smut. Sólo que hay un problema, el día que lo descubrí me di cuenta de que entraron en un receso el cual espero no sea tan largo.

Mejor Serie de TV:

Hubo varias series de TV que me llamaron la atención, por ejemplo: Fargo, True Detective de Matthew McConaughey, pero una que me enganchó de principio a fin fue la de Silicon Valley. Lo sé, es una serie ñoña, pero me encantó y ya estoy esperando para el 2015 la segunda temporada.

Mejor Película:

Si se la ando dando a Birdman de González Iñárritu. A pesar de que hubo algunas buenas como Guardianes de la Galaxia, Interestellar o El Hobbit. Sigo llendo al cine en pocas ocasiones y cuando lo hago, procuro gastar un poco más de dinero para estar cómodo y voy a las últimas funciones del día para que no haya tanta gente alrededor. ¡Me estoy convirtiendo en aquel viejito gruñón de mi infancia que no te devolvía las pelotas cuando las volabas a su casa!

Mejor Documental:

El canal PBS transmitió un documental dedicado a Jeff Koons y lo disfruté tanto que lo vi dos veces en una misma semana. Después me seguí con toda la serie que ofrece PBS pero el que me atrapó primero fue el de Koons, ahora una de mis ideas es poder ver su obra con mis propios ojos.

Mejor Concierto:

Lo cierto es que no se puede tener todo en la vida, y más aún, no se puede ir a todos los conciertos que nos gustaría vivir. Este año me perdí de Beck en el Corona Capital. Al final no fui porque no tuve ese amigo loco que te anima y te dice que lo acompañes. Lo que si disfruté mucho fue el Vive Latino porque vi a Fito Páez. Fito me gusta mucho y a pesar de haberlo visto en varias ocasiones no había podido verlo en un festival. Fui un ridículo y me puse a gritar todas las canciones como loco. No cabe duda, estaba disfrutando mi vida al máximo y más feliz no podía estar. Mi segundo mejor concierto fue el de Pantha du Prince & The Bell Laboratory en el Cervantino, fue una noche mágica y me pareció que viví un lindo sueño.

Mejor Libro:

Este año leí menos libros, leí solamente 13 y me había puesto la meta de leer 17. Leí en la tablet, en la computadora y en físico, los tres formatos me gustan mucho y creo que el más cómodo es la laptop que puedes poner sobre una mesa y usar tus manos en otra actividad. De los libros que más me acuerdo son el de Leonora, escrito por Elena Poniatowska, novela dedicada a Leonora Carrington. Leí un libro de poesía para niños en Inglés que se llama Where The Sidewalk Ends y me gustó mucho por su lenguaje tan simple y a la vez bello. Me voy a atrever a decir la salvajada de que mi libro favorito fue el Metales Pesados de Tryno Maldonado. Sus cuentos cortos hablan de personajes ruines con mala suerte. Por acá pueden encontrar la lista completa de los libros que leí en el año.

Mejor Viaje:

Regresé a Mazatlán. Fui porque di una conferencia en un congreso internacional. Al principio no disfrute tanto el viaje porque aún tenía que practicar para la plática, pero una vez que terminé disfruté mucho mi tiempo nadando en el mar. La vida si que es sabrosa en el mar y más cuando se trata de un viaje todo pagado.

Así acabo un año que me dio muchas satisfacciones y ya me encuentro ilusionado esperando el 2015 por que sé que me va a traer cosas bastante buenas.

Anuncios
«Gustavo Cerati, Madrid, 2006.10.10» por Camilo Rueda López - Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons.

Cruza el amor, yo cruzaré los dedos

Café sabatino acompañado del libro Cerati en primera persona.

A post shared by Jesús G. Flores (@cuitzil) on

Cuando tenía 11 años jugaba con mis hermanas en la sala de la casa de mis padres. Poníamos en el toca-discos un disco de Soda Stereo a todo volumen y yo utilizaba el palo de una escoba como un micrófono. Mis hermanas eran mis groupies y apoyaban prendiendo y apagando las luces de manera intermitente para simular las luces de un escenario. Cantábamos Nada Personal de los soda.

Pronto llegaría la adolescencia y llegaba el disco Canción Animal. No logro borrar de mi memoria cómo una chica que ya iba en tercer año de prepa abordó el autobús escolar con dicho vinilo bajo el brazo. Así conocí la portada naranja poderosa con un león mostrando su poderío.  Hablamos del disco por un largo tramo.

Años después me sumergí en el punk y el hard-core. Me olvidé casi por completo del pop en Español. A pesar de la oleada del Rock En Tu Idioma y la omnipresencia de los peinados altos y estrafalarios de los Soda.

Pasaron los años, superé a Soda, se habían quedado como un recuerdo de mi adolescencia. Años después en la Universidad supe que se volvían a reunir y hacían una gira de despedida. No fui, no me importaron.

Regresé a Gustavo Cerati, ya sin Soda, ya que cada uno de los integrantes  había decidido caminar por otros rumbos. No así Gustavo, quien decidió probar suerte como solista y vaya que lo hizo bien.

El Bocanada fue uno de los discos que me hizo regresar la fe en el rock en Español.

Puente fue y es una de las canciones más bellas y perfectas del pop jamás escritas.

Recuerdo que en una ocasión, entraron a robar a mi casa y se robaron algunos de mis discos y el estéreo y junto con el se iba el disco compacto Bocanada adentro del reproductor. Me había quedado solo con el estuche. Sabía que era un gran disco y que tenía que volverlo a tener. Ahora tengo dos estuches del mismo disco y cada que los agarro me acuerdo de la triste historia de cuando robaron mi casa por primera vez. La canción Puente particularmente me remite a un día sábado a bordo de un autobús viajando bajo la lluvia que golpeaba la ventana de mi lado y a través de mis audífonos escuchaba el:

‘Cruza el amor, yo cruzaré los dedos.’

Pasó el tiempo y un día uno de sus conciertos sería anunciado en la ciudad de Querétaro. La verdad el lugar no se llenó a tope y fue así que los organizadores nos pasaron a las filas de enfrente del escenario. Recuerdo haber quedado fascinado por su forma de tocar la guitarra y de todos los sonidos que lograba exprimirle.

El tiempo pasaría y ésta vez sería Guadalajara en el Teatro Diana quien me invitaría a verlo con el Fuerza Natural. Viajamos en el carro de un vecino a quien también le gustaba mucho Gustavo. Ese amigo, un par de años después, tuvo un accidente automovilístico provocado por un conductor ebrio en la carretera Dolores Hidalgo – Guanajuato. El accidente le cambió la vida ya que él tocaba la guitarra para vivir y el accidente terminó con sus movimientos de la mano derecha y su memoria, ya jamás volvió a tocar.

Pasaron otros cuantos año y creo era el 2008 cuando Soda Stéreo decide volver a reunirse porque se dieron cuenta que necesitaban aumentar sus ahorros bancarios y de ahí no me quejo puesto que me invitaron el boleto, de los más caros y hasta adelante del Foro Sol en el DF. Ahí reafirmé que ya había superado a Soda años atrás y me salí un tanto molesto del concierto al notar que escondían al menos a dos músicos más detrás de una pesada cortina en el escenario. Me parecieron soberbios al no querer mostrar a los músicos de soporte quienes los hacían escucharse mejor.

En Mayo del 2010 ocurriría la desafortunada situación que lo dejaría en coma por cuatro años. Es horrible esa muerte. Yo la experimenté con uno de mis tíos. Un tío a quien quería mucho cuando era niño y él me quería de regreso. Siempre que por comisión tenia que salir de la ciudad a causa de su trabajo me traía a su regreso algún juguete. A los demás primos les traía también regalos, pero para mi siempre guardaba los más grandes o más bonitos. Igual me llevaba de vacaciones a otras ciudades. Con él conocí la playa y aprendí a nadar ahí mismo. Un derrame cerebral derivado del estrés laboral lo haría caer en coma por cuatro años. Su cadavérico retrato quedó marcado en mi subconsciente y cada que lo visitaba salía con el corazón hecho pedazos.

Al pasar del tiempo y al saber que Gustavo no mejoraba, lo imaginaba igual que a mi querido tío: delgado como una hoja de papel.

Recientemente adquirí y leí el libro biografico de Cerati compilado de forma magistral por la periodista musical Maitena Aboitez. De verdad que el prólogo escrito por Shakira si te saca al menos una lagrima por todas las anécdotas que cuenta con Gustavo. Por otro lado, leí el significado de la letra Té Para Tres, la cual siempre supuse que hablaba de una situación de engaño en una pareja, pero al leer el libro aprendí que la escribió haciendo referencia el día que su padre le anunció a él y a su madre que estaba enfermo de cáncer. Yo recuerdo la vez que mi hermana me comentó que mi papá estaba enfermo de cáncer, ese día choqué mi auto de lado contra un poste pues no estaba concentrado en lo que estaba haciendo.

Gustavo, me doy cuenta que de forma directa e indirecta siempre estuviste presente en mi vida. Me conforta saber que ya descansas en paz y te doy gracias por haber venido.

Guanajuato, Guanajuato. México. 4 de Septiembre de 2014.

La reencarnación

IMG_0590

En ocasiones, imagino que mi gata es la reencarnación de un ser humano que odiaba a los gatos. Una tarde estaba sentado en el sillón de ante el cual parece ser más bien el palo afilador de uñas de mi gata La Boty. Estaba leyendo la más reciente edición en papel de la revista Wired y de las bocinas del estéreo de la sala se escuchaba el nuevo disco de Mac de Marco. El sol me daba en el cuerpo y me mantenía calientito a las 6 de la tarde de un día de la semana cualquiera.

Repentinamente, vi como la boty brincaba en la pared queriendo alcanzar unos destellos provocados por el reflejo de la carátula de mi reloj al contacto con el sol. Los gatos son divertidos y de cuando en cuando demuestran habilidades inimaginables. Mi gata me entretiene y me acompaña, pero me hizo pensar si era feliz viviendo a mi lado.

Por un momento dilucidé sobre la razón de estar conmigo, -a la boty la encontré abandonada en la calle,- y cruelmente imaginé escenarios poco convenientes para mi gordita. Entre ellos pensé:

¿Qué tal si a la boty le gustaba el Heavy Metal y yo pongo pura electrónica o rock alternativo en casa? ¿Y si era una persona que odiaba a los gatos? ¿Y si era una humana atlética siguiendo una estricta dieta rigurosa baja en carbohidratos? ¿Y si era alguien a quien le gustaba madrugar y trabajar hasta el cansancio? ¿Y si detestaba el atún o la carne de res? ¿Y si era alguien a quien no le gustaba estar encerrada en casa y salía todos los días a caminar al aire libre? ¿qué tal que odiaba tener el pelo largo y se lo cortaba cada semana? ¿y si era un humano que odiaba a los gatos, y los pateaba o los cocinaba o los apedreaba con una resortera?

La reencarnación es un concepto nulo o inexistente en el cristianismo, el cristiano cree en la resurrección mientras que desde tiempos antiguos, en el budismo o el hinduismo se cree en el concepto de la reencarnación, es decir, que cuando morimos reencarnamos en algún otro ser viviente. El concepto de la muerte resulta aterrador para la mayoría de las personas ya que cuesta mucho creer que cuando la materia emite su último aliento es el fin de la historia. Por esta razón el ser humano ha creado diversas formas de hablar de la vida después de la muerte y las ideas las compra quien quiere.

Se terminó mi bebida, me paro del sillón reclinable a depositar el envase en el cesto de basura y siento un rasguño en la pierna. Era mi gata molesta porque me iba y me llevaba los reflejos de mi reloj. Después se restrega en mi pierna y pienso: Si reencarnó ojalá sea yo el dueño que ella esperaba: el tipo que la peina todas las mañanas antes de salir a trabajar.

Ya nació Molière ¡y estoy muy contento de contarles!

20140514-090449.jpg

Nos da mucho orgullo presentarles el día de hoy a Molière, el nuevo proyecto que nace como una obsesión por los trabajos lingüísticos, educativos y de comunicación de calidad. En este proyecto, enfocamos toda nuestra experiencia como lingüistas, traductores, intérpretes, expertos en comunicación y profesores de lenguas.

Hay un dicho italiano que reza Traduttore e traditore (el traductor es un traidor). Existen muchas traducciones sin alma, algunas de ellas sólo son realizadas por traductores electrónicos. Si combinamos la técnica con la sensibilidad, el trabajo destaca, y se convierte en un trabajo que envuelve al lector. Las buenas traducciones hablan por sí mismas a la mente y corazón de quien las lee sin importar su lengua o su cultura.

Si combinamos la técnica con la sensibilidad, el trabajo destaca, y se convierte en un trabajo que envuelve al lector.

Molière tiene como objetivo principal traer al mundo una calidad destacada en servicios de traducción, interpretación, edición, revisión, auditoría semántica, análisis de contenido, síntesis y cotejo, todo esto en los idiomas Inglés, Español, Francés, Alemán, Japonés e Italiano.

Ahí no termina todo, Molière ofrece también una amplia gama de servicios educativos para escuelas públicas y privadas, empresas y organizaciones. Desde el análisis y diseño de cursos de lenguas extranjeras personalizados, hasta el análisis y diseño de herramientas de evaluación y capacitaciones empresariales.

Finalmente, Molière ofrece servicios de mejora de la comunicación corporativa y de marketing para convencer a más personas dentro del país y en el extranjero a hacer negocios con su empresa, para asegurar que sus transacciones internacionales se llevan a cabo con eficaz, para establecer redes fiables de socios y para lograr un mayor rendimiento de su inversión multilingüe.

¡Sean ustedes bienvenidos a la era Molière!

Lo que mal empieza

 

Personalmente tengo una cita que no sé si la inventé o la escuché por ahí:

Lo que mal empieza, bien acaba.

En los cuatro meses que van de este año las cosas no han pintado nada bien. Todo empezó cuando perdí mi segundo trabajo. No hubo una explicación. Solo que ya no había grupos para mí y punto. No sé cuál respuesta me hubiera gustado escuchar más: si realmente soy malo, o es verdad, que ya no había alumnos inscritos. La situación es que con ese segundo trabajo, a pesar de que me quitaba tiempo para vivir, (a quien engaño, realmente no tengo vida), me podía dar gustos que antes no podía: mi colección de vinilos, libros, y gadgets creció rápidamente en los últimos dos años.

En el trabajo, las cosas son eso: solo trabajo y más trabajo. A un año de distancia puedo decir que el camino ha sido difícil, sobre todo porque heredé un equipo de trabajo dividido por envidias y malas vibras. Ahora me toca lidiar a mí con eso. A pesar de que he realizado varios intentos por formar un sólo equipo no lo he logrado. Quitar el dedo del renglón es lo último que he pensado. No pienso darme por vencido ni ahora ni nunca.

Al no tener un segundo trabajo me di cuenta que tenía un objeto entre mis manos mejor conocido como tiempo libre. Me sentía como un papá primerizo quien carga un bebé por primera vez en su vida.

¿Y ahora qué hago con tanto tiempo libre?

Ingresé a un grupo budista de meditación. Me gustó. No diré que mucho para no ser un mentiroso. Lo único que me gustó es que podía tener tiempo para mí solo. Apagaba el celular por una hora y me olvidaba de todos y de todo a mi alrededor. No pensaba en nada más mas que en mi mismo. Me imaginaba viajando por otros mundos y es que la meditación llegó a ser tan poderosa que logró transportarme al cosmos. Eramos poca gente quienes la practicábamos, incluso me encontré ahí a dos de mis ex-alumnas. Era bonita la convivencia, es más, ni convivencia había. Solo un “hola, adiós” bastaba. Finalmente dejé de ir. ¿Por qué? Mis ingresos financieros no me lo permiten, por el momento.

Entonces, ¿qué hacer con las tardes libres cuando no hay motivación? Leer. Lees es “gratis.” Se puede conseguir mucho material en la red de forma gratuita y solo queda cultivarse, porque a la larga eso es lo que va a redituar.

Recapitulando, ¿qué es lo único bueno que me ha pasado este año?

Molière ha nacido.

Un amigo fundó una compañía de traducciones y me invitó a dirigir la misma. Espero que funcione, cruzo los dedos porque así sea y pueda lograr mis sueños. ¿Cuáles? Muchos. Entre ellos tener dinero para viajar en el 2015. Ayudar a un gran ser querido de forma económica y volver a cumplir mis caprichos.

Ansío que se acabe el primer cuatrimestre y que llegue Mayo con buenas noticias. Mientras tanto los dejo con una bonita moraleja de este post:

No cometan malas decisiones financieras y si son independientes, ahorren para su jubilación.

¿No te gustó mi post? A mi tampoco, lo siento estoy de mal humor, pero aún así, me gustaría leer tu opinión aquí abajo en los comentarios.

 

El año en reversa

Paisaje serrano.

Paisaje serrano de Guanajuato.

El 2013 fue en realidad un gran año para mi. Voy a extrañarlo mucho porque fue tan bueno conmigo, así como un viejo amigo. Me propuse varios objetivos y pude cumplirlos todos. Quizá el ser realista ayuda mucho a la hora de fijarse metas.

Uno de los momentos imborrables fue cuando pude llevar a mi mamá a que conociera por vez primera el mar en su vida. También, me llevé a mi sobrino y a mis hermanas. Mi hermano hizo unas fotos maravillosas que dan celos a cualquiera que las mire. Aquí pueden ver esa entrada al respecto.

Otro acontecimiento importante fue el haber sido asignado como el nuevo coordinador del programa de idiomas en mi universidad. La verdad ha sido agotador y he aprendido varias lecciones en el camino, aunque no han sido siempre agradables. El tener un puesto de mucha responsabilidad aumenta no solo las horas de trabajo si no también los niveles de estrés. Desafortunada, o afortunadamente te das cuenta quiénes son tus verdaderos amigos y ves que ahora te bastan los dedos de una mano para contarlos.

Gracias a mi trabajo secundario pude mantener un estilo de vida que me permitió darme algunos lujos, aunque a costa de largas horas de trabajo por la tarde noche. Lo que no entiendo de la universidad pública donde trabajo es que te asignan una responsabilidad fuerte, pero el salario sigue siendo el mismo, argumentando que son tiempos de austeridad. Quizá ahora entiendo más el “pay with peanuts, and you’ll get monkeys.”

Ahora sí, aquí va mi lista de lo bueno que me dejó el 2013:

Mejor momento: Sin duda fueron varios, como ver la cara de sorpresa de mi madre cuando vio el mar por vez primera en su vida, pero yo me quedo con mi cara de alegría al ver a mi esposa saliendo del quirófano de su operación de riñón y saber que todo había salido bien. ¡Bendita sea la ciencia y el conocimiento que permite que los doctores salven vidas!

Mejor adquisición: A estas alturas me resulta dificil seguir trabajando con computadoras físicas y prefiero usar un iPad para todo lo que hago, cambié de un iPad 2 a un iPad mini y creo que el tamaño es ideal para casi hacer cualquier cosa. Sorprendente que nuestros gadgets cada vez los hagan más delgados y más inteligentes, mientras que los humanos somos cada vez más gordos y más estúpidos.

Mejor blog: A estas alturas del 2013 es difícil saber que alguien sigue escribiendo en un blog. Podríamos decir que están bien muertos. Yo por ejemplo, actualicé mucho menos el mío por el hecho de pensar que ya cada vez más están muy anticuados. Creo que lo sigo haciendo por mantener actualizados a mis amigos que estan fuera del país sobre las cosas que me pasan. Aún así, sigo leyendo sitios como Lifehacker.com que me hacen la vida más sencilla. Aunque los genios de Google hayan matado este año al gran Reader, ya nos acostumbramos al servicio de Feedly.

Mejor tuitero: Este año se va para @sallesino y es que este muchacho poseé un humor tan mordaz, y ácido que cada una de las joyas que plasma terminan convirtiéndose en ilustraciones divertidas en cinismoilustrado.com

Mejor canal de YouTube: Recuerdo que todos los lunes, cuando regresaba a casa del trabajo y me alistaba para la cena, ya me estaba esperando un nuevo epidosio del Pulso de la República, conducido por @ChumelTorres y su mordáz crítica a los políticos mexicanos y a las noticias nacionales e internacionales que me hicieron carcajearme en repetidas ocasiones.

Mejor aplicación para iPad: Wunderlist es maravillosa. Te sirve para realizar listas de lo que quieras y junto con su sincronización en la nube hacen de Wunderlist una aplicación esencial en tu vida. Este año me sacó de muchos apuros en cuanto al seguimiento a detalle de varios proyectos.

Mejor gadget: Este año me tocó hacer la actualización al iPhone 5S que si bien, es un buen teléfono, me quedo con mi bocina portatil SoundLink Mini de Bose. Gracias a ella, la música se disfruta de forma increíble en cualquier lado, y sin cables.

Mejor exposición: Pude ver, aunque fueran unas pocas y viejas piezas de Ariel Guzik en mi ciudad. Con motivo del Cervantino, armaron una colectiva con varios artistas actuales en la Alhóndiga de Granaditas y pude llevar a un grupo de estudiantes a que estuvieran en contacto con la obra de diferentes artistas.

Mejor playera: Si bien, mi consumo de playeras sigue a la baja, no puedo dejar de recomendar los trabajos realizados por el estudio Sr.Mutante. No cabe duda que todo pinta para que el 2014 sea un buen año para ellos por la calidad de sus diseños.

Mejor programa de radio: Este año se despidieron dos programas de radio que me gustaban mucho: El Fin del Mundo en Reactor, conducido por Rulo, y Buenos Días Santa Fe en el cual Leonora Milán y El Baxter hacían que el ejercicio de levantarse de la cama fuera más ligero. Ahora sigo por las mañanas El Resplandor en Ibero 90.9 pero lo hice por la inercia cuando terminó el programa BDSF. El programa me gusta parcialmente y ojalá el 2014 traiga un excelente programa de radio matutino.

Mejor red social: Me gustó mucho la idea de Vine, incluso llegué a realizar un par de tonterias. La mayoría de las personas lo usamos para contar chistes rápidos. Fue tan popular la idea en tan poco tiempo, que Instagram se quizo subir al mismo tren ofreciendo la posibilidad de crear videos de 15 segundos de duración. Aún así no pudo destronar a Vine, que sinceramente no le veo mucho futuro.

Mejor canción: Fuí de las personas que escuchó DEMASIADAS veces la canción Get Lucky de Daft Punk, también me gustó New Slaves de Kanye West, y en cuanto a gusto culpable debo declarar que compré Happy de Pharrell Williams.

Mejor podcast: Este año reí en más de una ocasión con El Podcats dirigido por @plaqueta y @gonzalopolis. Algunas de sus ocurrencias son divertidas, aunque en ocasiones cansan pues la improvisación no se les da del todo bien.

Mejor serie de TV: El 2013 fue el año de Breaking Bad. Sin lugar a dudas, es la serie de televisión más exitosa de todos los tiempos. Su gran final no decepcionó como lo hizo en su momento Lost. Si aún no la ves, corre a Netflix y muérdete las uñas de lo emocionante que es el personaje del señor White.

Mejor película: No soy ni pretendo ser crítico de cine, solo les comento que la película que más me entretuvo en el año fue Gravity de Alfonso Cuarón. Recuerdo haber ido a una sala VIP de cinépolis y la experiencia fue inolvidable. Aún me acuerdo las pocas palomitas que me comí y las veces que estuve sentado al borde del sillón por ver querer saber qué sucedia en la siguiente escena.

Mejor documental: Espera, ¿Vi algún documental este año?

Mejor concierto: Pude ir a varios conciertos, y la decisión me resulta difícil, pero creo que el mejor concierto en vivo fue el de Goran Bregovic en la Alhóndiga de Granaditas. El marco en el que se dio todo el evento fue fantástico. La lluvia, en vez de arruinar la experiencia, la maximizó en todo su esplendor.

Mejor libro: Este 2013 me quedo con Las Venas Abiertas de Eduardo Galeano. Creo que sería un buen libro de historia en la secundaria o en la preparatoria. Ahora entiendo por qué Hugo Chávez se lo regaló a Obama. Por acá pueden encontrar la lista completa de los libros que leí en el año.

Mejor viaje: Pude ir en dos ocasiones a la playa, incluso conocer una nueva. Fui al DF y a Guadalajara a la Feria del Libro, sin embargo me quedé con ganas de más. Ojalá que el 2014 sea generoso en cuanto a viajes y pueda nuevamente salir al extranjero. Ya me hace falta. Quiero ir a Francia y ojalá pronto les este contando al respecto.

Y a ustedes ¿qué tal los trató el 2013? Les deseo un excelente 2014. ¡Gracias por leer!

Discos del 2013

Disclosure & Daft Punk

El 2013 fue el año del streaming. Si ya mucho se habla de arruinar la experiencia a la hora de escuchar discos, gracias al omnipresente formato mp3, ahora con la consolidación de servicios de streaming como el de Spotify,  escuchar y conocer nueva música se hace más fácil y accesible. Claro, siempre y cuando se este conectado a internet. ¿Por qué se arruina la experiencia? Fácil, porque la calidad de bocinas a través de las cuales escuchamos la mayoría de nosotros nuestra música es terrible.

Aunque, si se quiere tener una experiencia brillante como audiófilo, se tienen que invertir muchos pesos y eso no es posible para la mayoría de los usuarios. El 2013, fue para mi, invertir la mayor parte de mis ahorros en un equipo de sonido decente. Uno que me permitiera disfrutar la música tal y como lo hacía cuando era niño y jugaba en la sala de la casa con mis hermanas a que éramos estrellas de rock en concierto, y la escoba bien cumplía la función de ser guitarra o micrófono.

Una de las maneras que tengo para dejar registro de todas mis escuchas es el uso de Last.fm cuyo servicio tengo conectado a la mayor parte de mis reproductores digitales ya sea en casa o en la oficina. Sin embargo, hasta el momento los únicos dos dispositivos que no he podido enlazar son los del tornamesas en la casa o el estéreo del carro. Aún así, revisando el 2013 en retrospectiva y para no mentir, puedo decir que de los músicos que más disfruté escuchar fueron 4:

  1. Kanye West y su minimalista y poderoso Yeezus.
  2. Daft Punk con su  Random Access Memories.
  3. Disclosure y su glorioso debut Settle.
  4. Vampire Weekend y sus gatitos cantando en Modern Vampires of the City.

Resulta obvio que escuché a muchos más artistas pero ya no quise ser un cansador más y decirles cuál es el top ten del 2013. Solo quiero compartirles que para mi gusto, y para aderezar mis tardes de trabajo en casa estos fueron los discos con los que más me atasqué. Revisar tareas, planear y ejecutar proyectos resultó más liviano con la ayuda de estos artistas y de un sistema de sonido de alta fidelidad. No por nada, de regalo de cumpleaños pedí un sistema de sonido decente portátil y ¡me lo concedieron!

Pero, ¿qué es aquello que nos hace felices, si no lo podemos compartir con los demás? es polvo, y no de estrellas, es meramente eso, simple y plano polvo. Uno de los más grandes aciertos de las redes sociales es contar con espacios electrónicos en los cuales podemos vomitar todas nuestras afecciones y aflicciones musicales y personales.

Hacerle al crítico musical es una de las peores actividades que se pueden realizar cuando no se sabe siquiera tocar al menos un instrumento o saber de armonías, melodías o tempo. Cuando tu gusto musical se divide en dos cuadrantes, el ‘me gusta’ o ‘ no me gusta’ no se puede opinar gran cosa. En mi caso, no voy a ensalzar o despotricar contra discos realizados por gente poco común cuyo esfuerzo se ve premiado al lanzar al mercado su último producto. ¿Quiénes somos nosotros, que pirateamos música; no pagamos por el streaming; compramos discos pirata en el tianguis; y que ni a conciertos vamos para criticar música?

Agradezco al 2013 por haberme reencontrado con la música de Arcade Fire,  Arctic Monkeys, Camera Obscura, David Bowie, Jake Bugg, CHVRCHES, London Grammar, Atoms For Peace, Autre Ne Veut, James Blake, M.I.A., Matías Aguayo, Paul McCartney, Toro y Moi, Washed Out,  y Youth Lagoon, entre otros.

2014, gracias por tus asomos adelantándonos que tendremos nuevamente a Beck y a Zero 7.  ya te estamos esperando, a ti y a tus músicas.