Mis mejores momentos del 2017

Mi 2017 estuvo lleno de altibajos. No me puedo quejar. Tengo más cosas positivas por las cuales estoy agradecido que por las malas situaciones que sucedieron. En el primer trimestre del año mi vida dio un giro de 180º. Mi rutina cambió y me costó unas cuantas semanas en volver a reajustarme. Me concentré en trabajar más y encontré un nuevo trabajo. ¡un cuarto empleo! Tuve más tiempo para leer, para ejercitarme, y para relajarme. A continuación leerán todo lo bueno que me dejó el moribundo 2017.

Mejor Momento:

En este momento viene a mi mente el recuerdo de estar sentado en la terraza del piso 52 en el edificio Marina Bay en Singapur tomando un latte frío. Sé que suena pretencioso, pero miren nada más lo que mis ojos apreciaron desde ese lugar:

33158996230_61b0b96881_o.jpg

Mejor Adquisición:

Este año me animé por actualizar mi teléfono y un par de semanas antes de que saliera el iPhone X, adquirí el iPhone 8 Plus. Al principio, y gracias a las estrategias de marketing, sentía como si me hubiera precipitado en mi compra, pero es que en realidad no me gusta la pestaña, o marco superior del modelo X. Han pasado dos meses de uso del teléfono, y veo que en realidad lo disfruto mucho, sobre todo por su cámara y velocidad de procesamiento. Si sienten que hablo como Apple fanboy, me declaro culpable.

Mejor Blog:

En el 2017 seguí leyendo mis blogs habituales y no encuentro uno para recomendarles que no les haya mencionado ya. ¿Qué leo? Leo el blog de la Pitchfork; los comics de The Joy of Tech; los consejos financieros del Pequeño Cerdo Capitalista, y sigo el tema de educación y tecnología por medio del lector de feeds llamado Feedly, el cual les recomiendo mucho en su versión gratuita.

Mejor Tuitero:

En este año, muchas personas hetero debemos reeducarnos y entender lo que se debe hacer de forma políticamente correcta, y cuando por varias décadas fuiste criado y moldeado con estereotipos hetero, es momento de hacer un alto y re-pensar nuestras conductas. Por esta razón, les recomiendo seguir la cuenta de Twitter @CosasHetero para revisar nuestro comportamiento social y mejorarlo. Si bien, la cuenta a algunos les puede parecer parodia, más bien, es una patada en la espinilla que siempre nos duele recibir.

Mejor Vlogger:

Pasé demasiadas horas viendo YouTube y descubrí canales como el de José Zuniga con su Teaching Men Fashion, o al gran Unknown Vlogs desde Londres, pero el que más regocijo visual me brindó fue el hábil MKBHD. El canal es de Marques Brownlee y es considerado por muchos como el mejor reseñador de tecnología. Ver sus videos en glorioso 4K es un regodeo para el geek interior. La televisión murió desde hace varios años, y YouTube me sigue pareciendo la mejor alternativa junto con Plex. Ahora sí, uno ve ‘lo que uno quiere’ cuando quiere.

Mejor Aplicación para iPad:

Definitivamente, desde que adquirí el iPhone 8 me olvidé del iPad. En realidad, de las pocas veces que usé el iPad fue para revisar Twitter o ver algún episodio de alguna serie de Primer Video. Sucede que cuando tienes un dispositivo con nueva capacidad de procesamiento, tus dispositivos anteriores te parecen lentos y viejos. Me conozco y sé que si adquiero un nuevo iPad será para hacer una actualización al iPad pro, al cual algunas personas lo consideran como un buen sustituto de la computadora de escritorio

Mejor Gadget:

El 2017 fue el mejor año para adquirir una televisión 4K ya que bajaron demasiado de precio. Si lo estás considerando, te recomiendo buscar la marca LG por el sistema operativo que los acompaña, en este caso es el WebOS 3.5. y es que navegar por una interfaz que de forma fácil se agradece mucho. Otro detalle que hay que considerar para disfrutar el formato es al menos conseguir una de 55” para poder disfrutar de todos sus pixeles. Ya pasarán otros cuatro años para que las pantallas OLED bajen a un precio más asequible.

Mejor Exposición:

De las cosas más ñoñas que disfruto hacer es visitar galerías, museos, y exposiciones. El 2017 pude ir a ver desde las más populares como la de Tim Burton en el museo Franz Meyer, o La Estrella Oscura de Andy Warhol en el JUMEX, fui a ver mamuts y dinosaurios al Museo de Historia Natural en Los Ángeles, la exposición que más disfruté fue la pequeña retrospectiva que le hicieron a Luis Nishizawa en el Museo del Pueblo de Guanajuato. Pude ver la obra con toda la calma del mundo y sin gente a mi alrededor o presión de algún tipo.

Mejor playera:

Ahora estoy pasando por la fase de adquirir playeras negras básicas, y no porque no me gusten las playeras, pero las que me gustan resultan ser playeras muy hypeadas y por lo mismo difícil de conseguir, desde la colaboración de Louis Vuitton con Supreme o las que diseñó Virgil Abloh para su marca Off White. Ya podré hacerlo el año siguiente cuando visite Nueva York. Aquí en México hay tiendas que venden dichos productos, pero todos son revendedores y lo precios son reventas y compras sólo lo que hay, no lo que tu quieres.

Mejor Programa de Radio:

En mi continua búsqueda por un programa de radio matutina, me mudé a YouTube. Sin embargo, para finalizar el año, decidí suscribirme al podcast de pago llamado Convoy dirigido por Olallo Rubio. Pronto descubrí que mi ciclo de atención se redujo al mínimo y constantemente me encuentro rotado entre aplicaciones y tareas de la casa o del trabajo. Si tienen alguna recomendación de programa matutino de radio, se los agradeceré mucho si me la hacen saber en los comentarios.

Mejor Red Social:

Sigo con Twitter e Instagram y la que más me atrae es el modelo de negocios que representa ésta última y ya, no quiero hacer perder su tiempo con tanta frivolidad.

Mejor Canción: 

No deja de gustarme el rap, y entre el disco completo de Kendrick Lamar, la canción que se convirtió en mi favorita y fue la de French Montana con Unforgettable, aunque también merecen mención especial Lil Uzi Vert con XO TOUR Llif3 y No Woman de Whitney para relajarme.

Mejor Podcast:

Como mencioné líneas arriba, dentro del servicio de podcasts Convoy, existe uno que se llama La Edad Media y es conducido por Rulo. Ahí entrevista a personajes cuya personalidad u obra me resulta atractiva como la de Juan Villoro, o la divertida charla con el autor Carlos Velázquez. Si bien, el servicio tiene un costo de $39 mensuales, pienso que bien lo valen.

Mejor Serie de TV:

Afortunadamente las buenas series de televisión han ido en crecimiento desde la gran Twin Peaks, pasando por Stranger Things, me quedo con Dark, por la trama, la temática y porque puedo decir que aprendí poquito alemán viendo la serie.

Mejor Película:

Me voy a arriesgar a decir que fue Baby Driver. Combina muchas cosas que me gustan y me recordó de cierta manera a Pulp Fiction de Tarantino o a Drive de Nicolas Winding. Combina buena música con acción y persecuciones en autos. ¿Se fijan en lo hetero que suena eso, qué le vamos a hacer?

Mejor Documental:

Hay en Netflix un documental llamado Los Punks y narra la escena del movimiento punk en Los Ángeles. Me recordó cuando tenía trece años y asistía a conciertos de Hardcore y Trash Metal junto con mi prima dos años mayor que yo. Se logra proyectar la filosofía del DIY o Hazlo Tú Mismo.

Mejor Concierto:

Por primera ocasión se llevó a cabo el Festival Latido en la ciudad de Silao y trajeron a Los Amigos Invisibles a quienes tenía más de diez años de querer ver en vivo y los disfruté mucho. Claro que disfruté mucho a Boys Noize en el Festival Corona, pero creo que nos influencian las diferentes circunstancias a nuestro alrededor y pude bailar de forma despreocupada con los panas venezolanos. Ojalá que el 2018 nos traiga más baile.

Mejor Libro:

Me animé a leer a Roberto Bolaño y fue una gran inversión de mi tiempo. Leí tanto Los Detectives Salvajes como 2666. De este último hubo un pasaje que me apachurró el corazón y fue el de las muertas de Juárez. La frase con la que arranca los detectives salvajes es la siguiente: “He sido cordialmente invitado a formar parte del realismo visceral. Por supuesto, he aceptado. No hubo ceremonia de iniciación. Mejor así.” Para empezar, ¿qué es el realismo visceral? Desde ahí el magnífico escritor nos engancha en su novela y nos lleva por el camino de la aventura y persecución en una gran novela que a muchos les hará recordar sus años de juventud.

Mejor Viaje:

Nunca había imaginado que iba a conocer Singapur y en una tarde todo se decidió, en menos de cuatro horas ya había adquirido mi boleto de avión. Haber viajado a un lugar tan lejano para mí fue una experiencia única. Probé comida que ni sabía que existía y que en su mayoría de las veces me gustó. También fui a Los Ángeles por primera vez y aunque es un lugar con muchas atracciones siempre existe la posibilidad de volver, pero ¿Singapur? El país más rico de Asia es increíble con una visión de la corrupción muy artera. Ir de México fue como ir a un país de fantasía donde todo lo que te molesta de aquí, allá no existe y viceversa.

Ya me considero listo para el 2018 y sé que vendrá con muchas cosas buenas. Si ya llegaste hasta aquí, te deseo un año lleno de cosas positivas. ¡Salud!

Anuncios

Cómo quemar series de tv en mac

dvd-burningImagen tomada de bablotech.com

No se ni por dónde empezar porque éste post da para muchos temas. Intentaré por contarles que pasé casi todo el día de hoy leyendo tutoriales tanto en Inglés como en Español acerca de cómo quemar series de TV con subtitulos incrustados. (Últimamente estoy enganchado a Lost, aunque sigo True Blood, Doll House, Grey’s Anatomy y The Clone Wars.

En Windows es súmamente facil gracias a ConvertX2DVD, pero como yo tengo Mac, ¿cómo iba a ser que una Mac no pudiera hacer lo que Windows sí?

Me puse a investigar, como mencionaba anteriormente, y leía y leía foros y no encontraba respuesta a mi pregunta. ¿Qué pasaba? Terminé probando varios programas, entre ellos, iDVD, Toast, iSky, iSkysoft, Xilisoft, y nada. Finalmente creí encontrar la respuesta en el software libre con el programa Avidemux.

Después de leer un tutorial para saberlo utilizar empezó la codificación, lo cual tardó alrededor de tres horas, luego grabé el archivo con Toast y cuando creí que ya estaba listo inserté el DVD en el reproductor casero, y ¡zas! mal video y no había subtítulos, los cuales le había agregado con Avidemux.

Frustrado, enfadado, me pongo a buscar la respuesta con Ffmpegx, pero ya es tarde, hay que decansar y por lo pronto la búsqueda se queda en el aire. Por lo pronto dejo varias preguntas a ver quién las puede resolver:

  1. ¿No existe una alternativa similar  a ConvertX2DVD pero para usar en Mac? ¿Simple y facil de usar?
  2. ¿Por qué los desarrolladores de software para codificar películas en Mac asumen que una persona que ve series de TV solo habla Inglés y por lo tanto no incluyen la utilidad para poder agregar subtítulos fácilmente?
  3. ¿Por qué por lo general los programas Open Source son casi siempre como navajas suizas -con muchas prestaciones- pero su interfaz es horrible? (Posible respuesta: Porque los diseñan ingenieros o programadores que no tienen conocimientos de diseño visual o que su sentido estético está poco desarrollado).
  4. ¿Por qué no hay software desarrollado por grandes compañías para quemar series de tv con subtítulos en un DVD? (Posible respuesta: Porque los usuarios Mac son snobs y si ya tuvieron dinero para comprarse una mac ¿cómo demonios no pueden pagarse una miserable serie de Tv original?

Espero sus respuestas.

Sex and Silverio

Como les había comentado en el post anterior que íbamos a ver la película de Sex and the City, y si valió la pena la espera de meses por el desenlace de esta serie de TV. Hay derroche en el film de banalidad (¿y qué esperaba?) se mencionan y se muestran marcas de diseñadores consagrados en el mundo de la moda. La historia es buena y creo que no decepciona, al contrario, le dan giros interesantes. Algo divertido que pasó fue que a la hora de proyectar la película se “descuadró” y pues se pudieron ver los micrófonos y parte de la iluminación y sobre todo no se veían los subtítulos (¡Porque esta peli si tenía subtítulos!).

El sábado fuimos a patinar sobre hielo a León, en la Plaza Mayor. Fue divertido, y sobre todo sirvió para salir de la rutina. Solo me caí dos veces (yo esperaba más). El precio es razonable, cuesta 50 pesos la hora y 80 pesos por todo el tiempo que quieras. Si no sabes patinar puedes contratar a un instructor@ por 35 pesos. Hablando de los deportes en nieve que me gustaría probar sería el snowboarding y algún día lo haré.

Finalmente, fuimos a ver a Silverio, quien trae uno de los shows de más impacto que uno se hubiera imaginado. La interacción que crea con el público crea de inmediato una relación de amor y odio que antes no había visto. El boleto costó $50 pesos y se llevó a cabo en un lugar infame llamado La María, un bar de mala muerte que no me quiero ni imaginar el día que suceda un incendio ahí. La historia del Lobohombo se repetiría. En fin que Silverio y su Música Moderna para Gente Pendeja nos dejó aturdidos con su show y sus gritos de Arre! y su poca ropa. Fue tan inesperado, ni siquiera sabía que venía y se hizo así, sin pensarlo.

Empieza san lunes, con dos cosas nuevas: Una, que inicio mi curso de verano de nivel 3 y que trabajaré en las mañanas a lo largo de tres semanas con la intención de ahorrar dinero para mi viaje a Toronto, y dos que este Lunes se anuncia el nuevo juguetito de Jobs: el iPhone 3G, el cual, tendremos entre manos muy pronto.